¿Cómo se trata la infertilidad?



No existe un solo tratamiento para este tipo de problemas, ya que cada caso es único.

Es indispensable que un médico especialista realice todas las pruebas necesarias para tener un diagnóstico preciso y poder sugerir el tratamiento más adecuado para la pareja. La terapia puede involucrar el uso de varios medicamentos para la fertilidad, aplicables a mujeres con problemas de ovulación, o a hombres con bajo número o calidad de espermatozoides. Asimismo, pueden requerirse diferentes técnicas de laboratorio para aumentar las posibilidades de lograr un embarazo. Es importante consultar con el médico especialista acerca de la terapia y los métodos a utilizar y que la pareja se mantenga informada al respecto para entender los beneficios y consecuencias posibles de los medicamentos y los diferentes métodos.

Técnicas de Reproducción Asistida (T.R.A.)

Dentro de los métodos de que se dispone para aumentar las posibilidades de embarazo en las parejas que presentan problemas de esterilidad, se tienen dos grupos de Técnicas de Reproducción Asistida (T.R.A.), denominadas de baja y alta complejidad.

Las Técnicas de Baja Complejidad involucran el desarrollo del óvulo con medicamentos y monitoreo por ultrasonido, para que cuando el óvulo se tenga totalmente maduro, se induzca la ovulación y se programe la actividad sexual con el fin de que se logre el embarazo. Como puede apreciarse, se trata de reestablecer el ciclo ovulatorio normal con la aplicación de medicamentos, sin ninguna otra intervención.
Por otra parte, las Técnicas de Alta Complejidad, involucran el manejo de los gametos, ya sea de óvulos o espermatozoides, en el laboratorio. En la actualidad, se cuenta con varias técnicas altamente eficaces, las cuales se describirán brevemente a continuación:

Transferencia de Gametos a las Trompas de Falopio (G.I.F.T.)

En esta técnica, se induce la maduración de uno o dos óvulos por aplicación de medicamentos y se provoca la ovulación, al mismo tiempo que se obtiene una muestra de semen, que puede ser sometido a tratamientos especiales para seleccionar a los más aptos. El semen obtenido es depositado dentro de la trompa de Falopio a través de una cánula muy fina, de tal manera que existan mayores posibilidades de que el espermatozoide pueda llegar hasta el óvulo. Éste proceso es indicado cuando, por alguna razón, los espermatozoides no pueden llegar a la trompa, ya sea por condiciones de la vagina, el útero o del mismo esperma.

Fertilización in Vitro y Transferencia de Embriones (F.I.V.T.E.)

Tras la maduración de varios óvulos con aplicación de medicamentos, se induce la ovulación y los óvulos son colectados succionándolos directamente del ovario. En un medio de cultivo en condiciones especiales, los óvulos son puestos en contacto con una muestra de esperma, que es obtenida en el mismo momento de obtener los óvulos, esperando que se dé la fecundación en un plazo de 18 horas aproximadamente. Los óvulos fecundados comienzan a dividirse y son transferidos al útero entre las 40 y 48 horas después de la fecundación por medio de un pequeño catéter. Se espera que los embriones se unan a la capa interna del útero y se desarrollen normalmente. El número de embriones que se implantan lo determinan las condiciones de esterilidad específicas de la pareja, ya que existen mayores posibilidades de concepción con un número mayor de embriones implantados, pero también se incrementa la posibilidad de un embarazo múltiple. La F.I.V.T.E. se utiliza cuando la G.I.F.T. no propicia el embarazo.

Inyección Intracitoplasmática del Espermatozoide (I.C.S.I.)

En ésta técnica, se realiza el mismo procedimiento inicial que en la F.I.V.T.E. para la obtención de los óvulos, pero de la muestra de esperma se obtiene un sólo espermatozoide que es inyectado directamente dentro del óvulo, por medio de una aguja de vidrio sumamente fina. Los óvulos inyectados tienen un desarrollo idéntico que los obtenidos por la F.I.V.T.E. y son transferidos igualmente al útero. Esta técnica se utiliza cuando hay esterilidad masculina severa, donde la motilidad de los espermatozoides no permite que se desplacen hacia el óvulo o la cantidad es muy baja,. En éste último caso, los espermatozoides pueden obtenerse del testículo directamente.
Cabe mencionar que las parejas en tratamiento con las T.R.A. comienzan, en su mayoría, con los métodos de baja complejidad y, en caso de no haber logrado embarazo, pueden intentarlo con los métodos de alta complejidad.
Consulte a su médico sobre las distintas opciones que puede considerar para resolver este problema de una manera pronta y eficaz.

Ferring tiene a disposición de su médico una amplia línea de especialidades medicinales que incluyen fármacos específicos para esta enfermedad, constituyendo con un aporte significativo a los pacientes con este padecimiento